Pelotas Voladoras de Colores.

Hermosas mañanas que por un instante me recuerdan el verdadero potencial de cada día, antes de que mi mente comience incesante a hacer la lista de lo de ayer, de lo de hoy y lo de mañana.

Mi vida últimamente esta tan llena de cosas que llenan todas las categorías y roles que de la organización de cómo quiero vivirla. En las mañanas cuando encuentro un poco de silencio  y veo la luz cambiar y como se va iluminando mi maravilloso jardín, me doy cuenta que a medida que se pone más brillante mi mente entra en modo de acción y poco a poco dejo lo místico, que es lo que más me importa, paro ponerme mi camisa de guerra y salir a perseguir todo lo que tengo andando.

No es fácil mantenerse delante de las cosas todo el tiempo, es un constante correr hacia donde caerá la pelota que ya vuela en el aire. Lo entretenido del asunto es que hay muchas pelotas en el aire y tan solo llego a una y la cacho tengo que inmediatamente salir corriendo a cachar la que sigue. Año tras año.

Estas pelotas voladoras son de colores, cada color tiene un aroma y un significado. Las pelotas rojas son las urgentes que queman y hay que cachar primero porque si no las cachas cuando caen el piso dejan un hoyo, mientras más calientes más grande el hoyo.

El chiste esta en tomar las pelotas de la vida cuando todavía están “frías” y son puro potencial. A medida que se van calentando y pasan del morado profundo con brillos violetas de la creación, al rosa, al amarillo, al naranja y así hasta llegar al rojo estas van adquiriendo diferentes caracteres que requieren distintos tipos de acciones y atención. Yo no quiero más pelotas rojas.

Uno tiene la opción de tomar la pelota cuando está fresca, fría y recién creada y llevarla al ritmo que uno quiere acompañándola,  durante su cambio de color o de etapa, o de crear pelotas o recibir pelotas o situaciones y dejarlas ahí latiendo que estas se vuelven rojo ardiente. Todo lo que inicia en una idea, por mínimo que sea requiere una acción y carga una consecuencia.

Yo no tengo problema alguno en de la nada seguir creando mas pelotas, muchas desde cada una de mis roles. Desde mujer, desde mama, desde amante, desde hija, desde hermana, desde amiga, desde empresaria, desde yoguini, desde luchadora de la vida, desde soñadora, desde el blanco luminoso y el negro profundo,  desde la confianza y desde el temor, desde el sueno y la realidad y entre muchos otras facetas que cargo adentro de este cuerpo con forma de mujer.  

Mi  reto hora resulta más bien en poder elegir a las personas ideales quienes se comprometan a cuidar algunas de estas pelotas y con cariñito las lleven a una completitud exitosa, sin que se les caigan en el camino.  La verdad es que estoy cansada de correr por cosas por las que otras pueden hacerlo, tengo que aprender a dejarles el proceso y con él a que sea su logro y crecimiento personal. También tengo que dejar de crear pelotas entusiastas que al final de cuenta solo sirven para distracción, ya habrá tiempo para esto más adelante.

Eventualmente un día quiero cuidar solo aquellas pelotas que son mis favoritas y que me dejan mucha más satisfacción que esas otras que seguramente otras personas las llevaran mejor que yo y que ya son ladronas de tiempo. Esto incluye el dejar de dar margaritas a los chanchos o en lenguaje claro mi atención a quien no lo merece.

No tengo más que puro agradecimiento y sensación de logro. Mis últimos años han sido más que buenos. Miro mi entorno, mi familia toda, desde hijos, padres, pareja, hermanos,  donde me despierto cada día y donde me acuesto, la comida que tengo en mi plato, mis amigos, mi cuerpo sano,  mi trabajo lleno de amigos y de bendiciones por todos lados, puro bueno, pura vida.

Mas sin quejarme y por favor Vida, no tomes a mal lo que dijo, cada día estoy más ansiosa de poder hacer solo aquello que en verdad llena mi corazón y nutre mi alma.

Necesito claridad y un plan de acción efectivo para poder filtrar y escoger, para poder dar y quitar importancia a las cosas del diario vivir, para elegir con quien gasto mis segundos existenciales y de quien aprendo y de quien no aprendo nada para dejar ir. No quiero ya más de lo mismo, aunque “lo mismo” no está malo, si no quiero ya algo mucho mejor.

Solo necesito 15 minutos al día antes de que mi mente empiece a correr cachando pelotas de colores. 15 minutos y la determinación de que en este espacio de tiempo lo verdaderamente importante de cada uno de los pedazos que componen mi actuación en esta vida será revelado. Imagen

Imagen

Imagen

 

MI MODUS VIVENDI (Que Remedio, pero me Gusta)
 
FACEBOOK BABANI MEXICO
FACEBOOK BAMBU NATURALS
 
CATALOGOS ONLINE

4 pensamientos en “Pelotas Voladoras de Colores.”

  1. Me encanta!! seguro dejé caer algunas pelotas por andar leyendo blogs “pelotudos”!! jejeje no te creas, solo fue le juego de palabras… Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hay que pasar esas pelotas estorbosas a los que las miran con cara de oportunidad… Esa fue la idea que más me gustó delo que escribiste hoy…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s