El fin del Mundo.

21 de Diciembre 2012. Amanezco despacito, 6 AM, mi cuerpo se sigue levantando automáticamente a esta hora a pesar de que hoy no hay clases y en realidad no hay motivo alguno para despertar tan temprano. Abro los ojos tímidamente y mira a mí alrededor. Este todo obscuro pero todo está normal. Mis perros, mi amado, las paredes siguen donde siempre.

“El fin del mundo es un fraude”- pienso decepcionada pero aliviada a la vez. Por supuesto que el mundo no se acaba así nomas de esa manera, aunque algún día como todo lo que empieza acaba, tendrá que acabar, pero creo que hoy no.

Increíble y pavoroso, el poder de los medios para fundar temores en la gente, leo, veo y me doy cuenta que hay muchísimas personas que han vivido aterrados los últimos meses pesando que hasta que hoy llegamos. Para todos estos, seguramente vendrán enseñanzas y con suerte conclusiones de cómo mejorar la vida en este mundo por el tiempo que a cada quien le toque hasta que llegue el fin personal, o por lo menos el fin físico.

Anoche, control remoto en mano, en canales serios de televisión, en donde puede uno aprender algo de repente que desgraciadamente han venido a substituir a los libros y a la curiosidad personal por investigar sobre un tema especifico solo por el gusto de aprender, viví de nuevo el poder mediático del control de las masas. Esta vez con el tema del fin del mundo. De dar miedo de verdad, hubiera sido mejor poner una película de esas de hachas y sangre en vez de esto.

En tan solo 1 hora de inversión o desperdicio mejor dicho,  pude ver el entero apocalipsis a detalle, unos cuantos miles de meteoritos cayendo sobre la tierra y otros pasando a escasos milímetros de ella, vi de nuevo a la Ciudad de Nueva York en llamas y del otro lado del mundo a los animales de las praderas africanas corriendo desesperados, los océanos inundándonos, los terremotos aplanando las fachadas, la gente peleando por un bolillo.

Los Prepers gustosos y satisfechos de saber que son “los elegidos” porque tienen 25 años de atún enlatado y agua embotellada en bidones de 100 litros, listo bajo un sótano a prueba de balas, huracanes y explosiones atómicas. Orgullosos de dedicar su vida preocupándose por postergar la muerte que viven día a día eligiendo vivir juntando latas.   Por supuesto,  rodeados de muchas armas y muchas balas para defender su comida cuando todos vengan por ella, y al mismo tiempo tratando de cuidar sus pistolas,  previniendo que en un raptus y una sobredosis de Ritalin mezclada con el pain killer robado de la abuela y el spray mata bichos de la cocina,  el adolecente de la casa se enoje con mama y con la maestra y decida que el fin del mundo ya está aquí.

Vaya prioridades confundidas! Madre mia y si el fin del  mundo llegara y fueran estos preppers los únicos a sobrevivir y de los cuales la raza humana seguiría, Dios mío por favor que nos muramos todos, todos, todos!

Asqueada, pensé –“si, que alivio que se acabe el mundo”- y decidí usar mi tiempo y mis respiros para algo más positivo y sublime. Dormir y tratar de sonar algo lindo, de lo que ahora si fue así, no me recuerdo más.

Seguramente en fin del mundo servirá a cada quien como cada quien lo quiera tomar según su grado de evolución personal. De la que la cosa esta del carajo en esta tierra, eso que ni quien discuta. El mundo de la mayoría de seres humanos, hermanos míos y tuyos, sobre la tierra, es un mundo que ni tu ni yo, quisiéramos un solo día ni para probar que se siente ni por casualidad. Ellos viven pobrecitos en el Fin del Mundo, y es único mundo que conocen. Triste.

Un mundo muy distinto al mío, un mundo sin agua, sin comida, sin oportunidades, sin un techo, sin paz, sin esperanza y sin nada de nada. Un mundo frio, hostil, triste y descorazonado. Ese es el fin del mundo. No dudo que haya habido muchas personas felices de esperar lo que prometía como el fin a su triste y difícil vida. Si la mayoría de los habitantes de nuestro planeta viven como siguen viviendo hoy en día siendo todos seres de luz, en esas condiciones viles, ese es el fin de mundo. Sin meteoritos e inundaciones, es el fin de la esperanza y la dignidad humana.

Mientras más sean estas almas viviendo así, mas grande será el fin del mundo, pues nos guste o no, o nos convenga o no, estamos todos conectados, somos todos gotitas del mismo mar, almas pegadas con ColaLoca, y si tu hermano está mal, si está viviendo el fin del mundo, aunque yo este de maravilla, hay una partecita de mi que está mal porque yo soy tú y tu eres yo.

Veo y escucho a mí alrededor y veo mucho Fin de Mundo, pero también veo mucho Amor, Luz, Fe y Esperanza. Veo gente que vive en automático solo porque no ha dejado de respirar y veo otra que vive con una enorme pasión. Me maravillo de darme cuenta que esto, también es opcional, podemos elegir como queremos vivir. Wow revelación! Vivir en el fin de mundo o vivir en el principio de la existencia? Tu elección.

21 Diciembre del 2012, sea hoy un día para despertar conciencias, para aceptar la fragilidad de nuestra madre tierra, para darnos cuentas que somos como una enorme colonia de hormiguitas sobre la tierra donde todos al final queremos lo mismo. Sea hoy un día que renueve la razón, que aliviane a los que tienen miedo y subestiman su poder personal, que abra una segunda puerta a la oportunidad de un convivio respetuoso y amoroso con nuestra madre tierra y con todas las demás almas que son parte de la nuestra.

Seamos todos herramientas de esperanza y motores de cambio para salpicar con amor y entusiasmo a aquellos que están viviendo su fin del mundo personal.

Nuevamente hoy viviré y amare como si el mundo se fuera a acabar mañana y únicamente así podre vivir con la total tranquilidad de que si un meteorito se equivoca y cae sobre nuestro planeta,( que confieso que es la probabilidad matemática de un fin físico la que siento más latente, o por lo menos que es mi elección personal para el fin del mundo) podre retirarme de esta tierra contenta y satisfecha.

En realidad hoy 21 de Diciembre 2012 es mi último día. Mañana 22 de Diciembre 2012, quiero ser más humana, más consciente, más primitiva y animal para poder así desde mi más profundo, vivir más agradecida por todo lo que llena mi existencia y sobre todo vivir para honrar con mi luz, la luz de mis hermanos y de mi madre Tierra.

Esperemos que  ya le paren con tanta mierda en la televisión y que la gente ya no se crea todo lo que ve. Ese es el verdadero Apocalipsis. Arriba los Mayas, Nostradamus y todos los demás que saben, han sabido y han inventado.

Yo nuevamente vuelvo a poner un par de soldaditos imaginarios en la entrada de mi cabeza para defender lo que ahí entra y sigo viviendo aquí y ahora, deseando en realidad que tengamos todos un verdadero cambio de conciencia y un enorme deseo de bienestar no para nosotros mismos, sino para todos los demás.

A lo mejor asi el Fin del Mundo personal de mucha gente se torna más llevadero.

findelmundo poverty1 filthyrich burning love

Modus Vivendi. 

http://www.bambunaturalspv.com/

FACEBOOK BAMBU NATURALS

http://www.facebook.com/BambuNaturals

FACEBOOK BABANI MEXICO

http://www.facebook.com/BabaniMexico

CATALOGOS ONLINE

http://issuu.com/bambunaturals

2 pensamientos en “El fin del Mundo.”

  1. Así es… Es difícil entender por que como sociedad nos empeñamos en ponerle fecha de caducidad al mundo. Es como si la idea de que el mundo se acabará fuera estimulante para muchas personas. Tanta falta de criterio, tantas horas mal invertidas frente a la tele, horas que podrían ser mejor invertidas en acciones creativas….. maybe “It´s the end of the world as we know it, it´s the end of the world as we know it….and I feel fine…..”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s